Plan de Continuidad de Negocio / Business Continuity Plan

Como lo han demostrado recientes huracanes y temblores, las organizaciones se encuentran sujetas a afectaciones que conllevan desastres naturales, manifestaciones sociales o fallas tecnológicas. El reto es que a pesar de la interrupción se mantenga la continuidad de atención a clientes, la continuidad financiera y se minimice el tiempo de recuperación para no afectar la viabilidad del negocio.  Es precisamente el objetivo del Plan de Continuidad de Negocio (BCP), disminuir el impacto y el caos ante cualquier incidente y que la empresa esté preparada para poder responder y accionar oportunamente ante estos eventos.

La continuidad del negocio es un tema que cada día preocupa más a los directivos, pues se compromete el crecimiento, estabilidad y permanencia de la empresa en el mercado. Por este motivo es necesario proteger los principales procesos de negocio críticos de la organización a través de planes previamente elaborados y desarrollados para que reduzcan el impacto y riesgo del negocio.

Ilustración 1: Beneficios de contar con un Plan de continuidad del Negocio.

Contar con un plan de continuidad del negocio en situación de incidentes otorga claridad y certidumbre ante el desastre o interrupción, apoya la operación de forma organizada e incluso con los recursos mínimos necesarios.  Cada organización es diferente, pero todas son vulnerables a afectaciones por eventos fuera de su control, por lo que cada plan debe ser preparado a la medida y así sea adecuado a las necesidades específicas de la organización.  El Plan de Continuidad del Negocio (BCP) además de estar documentado y aprobado debe ser probado mediante ejercicios y simulacros, para detectar fallas u omisiones y corregirlo antes de que un evento real lo vuelva indispensable.

El plan de continuidad de negocios debe establecer cuales procesos se activan en caso de un incidente que afecte la continuidad de la operación, dando oportuna acción y tomando medidas que puedan minimizar o mitigar el impacto.

Para reflexionar

 Cada organización está sujeta a diferentes tipos de eventos, por ejemplo: Una empresa de materiales de construcción corre el riesgo de tener una inundación en el almacén, una empresa de logística esta está sujeta a nuevas leyes o regulaciones, una empresa de tequila esta vulnerable a tener incidentes de salud o una pandemia de algún virus entre su personal, una empresa de hielo esta propensa a tener una interrupción de energía eléctrica, o una empresa hotelera corre el riesgo de tener un ciberataque y perder la información sensible y confidencial de sus clientes, entre otros más.

 ¿Qué pasa si…? ¿Se tiene un deficiente control de acceso a los sistemas informáticos? ¿Si falta capacitación y concienciación a los trabajadores? ¿Si se tienen problemas para adaptarse a nuevas leyes y regulaciones? ¿o si hubo fugas de información? ¿Cuánto cuesta recuperarse? ¿Cuánto tiempo lleva regresar a operar a la normalidad? ¿Se cuenta con los recursos necesarios para seguir operando? ¿Cómo se regresar a la situación normal? ¿Se afecta la reputación de la empresa? ¿Se mantiene la confianza de los clientes?

Se debe realizar un análisis de riesgos para identificar y valorar qué factores internos o externos es vulnerable a la organización y pueden afectar el logro de los objetivos estratégicos. Posteriormente para identificar los procesos más críticos de negocio, es necesario establecer prioridades y asignar recursos y se debe ejecutar el Análisis de Impacto al Negocio / Business Impact Analysys (BIA) que permitirá entender como la operación es afectada ante una interrupción, sin importar la causa.

Mantener la continuidad de la operación es una necesidad de negocio por lo que debe ser una iniciativa de Dirección, ya que se debe vigilar, mantener y otorgar los recursos necesarios a la empresa para garantizar la continuidad del negocio.

La falta de un BCP puede originar impactantes pérdidas financieras, humanas, información, productos, tecnologías, entre otras por lo cual haría muy difícil mantenerse en el mercado o recuperarse ante un siniestro.

Por Christian Montserrath Rangel