La Gestión de la Continuidad de Negocio o Business Continuity Management (BCM) es un proceso administrativo el cual nos permite estar preparados con un plan previo que permita responder a los incidentes que se puedan suscitar y proteger los intereses de los accionistas, la reputación, la marca y las actividades que se realizan.

Prioriza las amenazas y minimiza los incidentes que puedan provocar una interrupción en las actividades; ayuda a disminuir la probabilidad de que se pueda producir y también de asegurar a la empresa de tener una recuperación pronta. La Gestión de Continuidad del Negocio busca proteger a la organización sobre cualquier tipo de desastre que pueda tener repercusiones y evitar procesos críticos, así como saber responder ante un desastre ya sea externo o interno.

La gestión de la continuidad tiene diferentes niveles desde lo más básico que son planes de contingencia, por lo general independientes, hasta modelo integrales de gestión, Business Continuity Management Systems, alineados con la gestión de riesgos empresarial y la toma de decisiones.

Si se tiene un buen plan de continuidad de negocio o Business Continuity Plan (BCP) de negocio la posibilidad de recuperarse ante una crisis es alta al igual que continuar trabajando a largo plazo. El plan de recuperación de una empresa debe ser anticipado de manera que ante una crisis se pueda ejecutar de manera ordenada y coordinada. Para crear un buen Plan de Continuidad de Negocio (BCP) es necesario ejecutar una serie de pasos como lo son:

  • Realizar el análisis de contexto, para entender a la organización
  • Desarrollar planes de respuesta inmediata
  • Realizar un Análisis de Impacto al Negocio / Business Impact Analysis (BIA)
  • Desarrollar planes de gestión de crisis y planes de recuperación
  • Ejecutar un análisis de los riesgos que pueden existir para la organización
  • Probar y evaluar los planes y el desempeño de su ejecución
  • Analizar los escenarios posibles de desastre
  • Priorizar las acciones a tomar y el orden de la recuperación
  • Capacitar y sensibilizar al personal
  • Crear estrategias de continuidad que ayuden a restablecer las operaciones y estrategias alternativas
  • Entre otros más

Todo esto fomenta a responder de una manera efectiva ante un acontecimiento.  El BCM tiene que formar parte práctica de un buen gobierno corporativo, y del Modelo de Capacidad de GRC ya que todos nos enfrentamos a la incertidumbre.

Los beneficios de implementar el BCM son de gran utilidad ya que ayuda a aumentar las probabilidades de subsistir ante una catástrofe, proporciona una reputación alta, evita perdidas y errores costosos, optimiza los recursos, ventajas competitivas por la capacidad en que se sobrellevo el proceso, entre muchas más.

La Gestión de Continuidad del Negocio conlleva un gran compromiso a la empresa, por eso es necesario se desarrolle de manera correcta y se cumplan los objetivos. BCM tiene como finalidad crear una estructura que permita anticipar incidentes o eventos siniestros y se encuentre una respuesta efectiva de que se debe hacer estratégicamente de forma planeada y ensayada.

Por Christian Montserrath Rangel